Residencia de ancianos

NFC y RFID en sanidad para residencias de ancianos

Sector

Cuidados de geriátrico

Contexto

Una residencia de ancianos gestiona el cuidado de 200 ancianos que necesitan cuidados intensivos para mejorar y mantener su salud. Con varios doctores y enfermeras entrando y saliendo constantemente del geriátrico, la gestión sanitaria ha sido un reto a través del registro de la información y tratamiento de salud de los pacientes a diario.

Problema

La gestión sanitaria de cada visita de enfermera y doctor consistía en registrarla en papel y posteriormente las visitas se pasaban a digital por parte del personal administrativo. Este proceso normalmente conllevaba varios días, entonces para obtener información actualizada del tratamiento de salud, se tenían que consultar los archivos de los pacientes. Esto consumía mucho tiempo para todos los empleados del geriátrico, y puesto que las condiciones de salud de muchos de los pacientes implicaban tratamientos que debían atender a horarios y tiempos, tener acceso a la información de los pacientes en tiempo real se convirtió en una prioridad absoluta para la gestión sanitaria de la residencia de ancianos. Debido a un registro no fiable de las visitas de cada paciente del geriátrico, hubo casos de visitas no realizadas por parte de enfermeras y doctores. 

Solución

Se colocaron TAGs NFC con la información correspondiente de cada paciente en cada habitación de la residencia de ancianos. Cuando las enfermeras y los doctores del geriátrico realizaban las visitas pasaban sus smartphones con NFC por estos TAGs NFC. Entonces los doctores y enfermeras eran capaces de introducir los detalles de sus visitas mediante NFC-tracker, el cual actualiza la información de los pacientes en el servidor. Los empleados de la residencia de ancianos son capaces de recuperar información en tiempo real de la salud del paciente mediante el software de inViu en sus ordenadores o smartphones con NFC combinados con los TAGs NFC.

Conclusión

El sistema NFC-tracker junto a los TAGs NFC ahorra tiempo a todos los empleados del geriátrico, generando más tiempo para el cuidado y tratamiento del paciente y menos tiempo para la documentación y administración. Se requirió menos formación del personal y por tanto se redujeron los costes de formación de gestión sanitaria. Puesto que el sistema de gestión sanitaria recordaba a los doctores y enfermeras si un paciente no había sido visitado durante un periodo de tiempo concreto, los pacientes están seguros de recibir sus visitas regulares y tratamiento. Como las enfermeras tenían más tiempo para concentrarse en sus tareas principales, la calidad de los cuidados y tratamientos de salud aumentó, lo cual mejoró la reputación de la residencia de ancianos. No sólo el sistema redujo costes, sino que además generó ingresos adicionales procedentes del aumento de solicitudes de pacientes.